Dedicate un rato a recuperar tu respiración. Obsérvala con atención.

¿Cómo es físicamente?, se trata de una respiración abdominal y diafragmática que relaja el plexo solar. Fíjate en tus patrones de conducta y cómo interfieren con tu respiración: “necesito un respiro”, “estoy sin aliento”, “necesito tomar aire fresco”, “esta situación me ahoga”, “me falta el aire”…. Encuentra un “punto de encuentro” entre tu respiración inconsciente que te condiciona y limita, y tu poder de ejercer la respiración consciente.

Una respiración consciente es la que a la cual atendemos, de forma amable, con plena atención, captando cada matiz. Como el aire entra en la inspiración, como ese aire ya es parte de ti, como te llena de energía. En el momento que se expulsa, como te vacías, incluso la pausa entre la inspiración y la expiración.respirar

Si tu respiración es agitada, entrecortada, irregular o ruidosa seguramente te sientes asustado, enfadado o nervioso.  No existe la posibilidad de estar respirando profunda, lenta y conscientemente, y a la vez sentirte desbordado por el enfado, el mal humor o el estrés.  Observa esta interrelación…