La aventura comenzó, embarcandonos tres mujeres en el primer campamento especializado de mindfulness y educación emocional.

Nos despertabamos con “om mani padme hum”, yoga o taller de emociones por las mañanas, mindfulness por las tardes y veladas algunas de ellas mindfulness y para acostarnos un body-scan y cuento de valores. También había ratos de piscina, de tiempo libre, de deportes y talleres diversos, de multiples juegos y excursiones.

Un campamento feliz, lleno de positivismo, de compañerismo, de cariño, de amistad, de ternura, de valores, de enseñanzas … ha sido una experiencia preciosa, muy recomendable y repetible. ¡Hasta la próxima! Os quiero.

 

respirar 3 reunión matinal tres monis locuelasbody-scan grupo 2 velado 2