73744_464367348560_4875940_n      Una joven, asustada por la violencia deuna corriente de agua, no se atreve a vadear el río. Un viejo monje le propone llevarla a la otra orilla en brazos, ante la mirada reprobadora del joven monje que le acompaña. La muchacha acepta. Al final del día, cuando llegan cerca del monasterio, el joven monje le dice al viejo:

-“Lo que has hecho es vergonzoso, está prohíbido por nuestra regla!

-¿Qué es vergonzoso? ¿Qué es lo que está prohibido?

-¿Cómo? ¿Te has olvidado de que has llevado en brazos a una joven hermosa?

-Sí, es verdad… -recuerda el viejo monje riendo-. Es verdad. Pero hace varias horas que la deposité en la otra orilla, mientras que tú la sigues llevando a tu espalda…