tecnologia-en-el-aula2

Existe un cambio eminente en el sistema educativo, todos anhelamos una meta común, a menudo este objetivo se nos hace esquivo y difícil de alcanzar. Estoy convencida de que es posible fomentar una educación de calidad.

Si se opta por la jornada continua, hay que dar una alternativa que cumpla innovación, convivencia y educar en valores y en el desarrollo de la inteligencia emocional, como parte fundamental del currículum. Utilizando el Mindfulness (atención plena) como técnica principal; aprovechando las situaciones cotidianas del aula para mejorar la calidad del desarrollo integral del alumnado.

Destaco que se trata de un Programa con visión integradora y adaptado a la realidad del sistema educativo actual en España, ya que se dirige al desarrollo de las Competencias Básicas y también al desarrollo de las competencias emocionales, es igual de importante para un desarrollo integral de las personas.

Su utilización está siendo promovida por psicólogos, médicos y educadores en diversos países y en múltiples contextos profesionales, y sus beneficios están siendo respaldados por un creciente número de investigaciones.

Podemos trasladar estos aprendizajes a los centros educativos, y practicar la atención plena o mindfulness con nuestros alumnos. La escuela debe incorporar una práctica que se base en el bienestar compuesta por dos facetas.; una centrada en los aspectos cognitivos-valorativos (valores de satisfacción que hace el niño de sus propia vida) y aspectos afectivo-emocionales (estado de ánimos del niño).

Introducir  Mindfulness en la multitarea educativa, beneficios:

AUMENTAR LA CONCIENCIA CORPORAL

  • Mejorar la coordinación psicomotriz individual y grupal.
  • Interactuar corporalmente, con respeto.
  • Aprender a relajar el cuerpo.

MEJORAR LA GESTIÓN EMOCIONAL

  • Disminución de la ansiedad e hiperactividad.
  • Conciencia de la respiración en situaciones emocionales.
  • Control de la respiración para calmar las emociones y controlar el impulso.
  • Aumento de tolerancia a la frustración.
  • Disfrutar de las acciones realizadas relajadamente.

MEJORAR LA INTERACCIÓN SOCIAL

  • Conciencia y regulación de la comunicación no verbal y desarrollo de la capacidad de escucha.
  • Observación de la calidad de la interacción con los compañeros.
  • Favorecer la desinhibición y confianza.

INCREMENTAR LAS HABILIDADES COGNITIVAS

  • Mejorar la concentración y la atención.
  • Observar cómo surgen los pensamientos.
  • Aprender a soltar los pensamientos y dejarlos ir.
  • Observar las diferentes oportunidades de elección.
  • Potenciar la creatividad y la imaginación.

INCREMENTAR LA SERENIDAD Y EL BIENESTAR

  • Aprender a tomar decisiones desde el corazón.

 

“Hasta que no se implante la Inteligencia Emocional en las aulas de este país, no se producirá la verdadera transformación que necesita nuestro sistema educativo.”

Eduardo Punset